LA FINCA Y LOS DOS CASERÍOS

Una finca del siglo XV, situada en el pueblo de Markina-Xemein, a tan solo media hora de Bilbao. Siempre en manos de la misma familia desde su construcción, cuenta con 36 hectáreas de naturaleza, de frondoso bosque y de historia que te harán sentir el espíritu del medievo. Un lugar donde el tiempo se detiene y se convierte en el ahora, para ti, para siempre.

 

A menos de un kilómetro, preside el horizonte la Torre de Barroeta, construida en 1350. Y junto a ella, los dos caseríos: Bauskain y Elorregui, separados por una gran campa de hierba verde que recuerda a la Inglaterra de las hermanas Brontë. 

Caserío bauskain

La historia está impresa en las paredes de este caserío construido en el último siglo de la Edad Media. Durante la Guerra de Crimea (1853-1856) fue acondicionado como granero para paliar la escasez de cereal que había en Europa. Sigue manteniendo el escudo original de la familia en su fachada y en su restauración, hace dos décadas, se conservaron elementos originales del edificio e incluso trajeron las lajas de Udax, en el Pirineo Navarro. Convirtieron una antigua vaquería, donde llegó a haber 70 vacas parda alpina, en un comedor con capacidad para 400 personas. Una obra que supervisó personalmente el actual propietario de la finca, donde queda impreso el alma de la familia que conserva este lugar desde el siglo XV y que se realizó con la colaboración y el trabajo de los vecinos del pueblo.

Caserío elorregui

Situado en una loma, el segundo caserío fue también restaurado y convertido en residencia. Goza de unas vistas espectaculares de la finca, del paisaje que cambia con cada estación y del arbolado que plantó a mano el actual propietario, formado por plataneros, tilos, olmos, tuyas… en mitad de la pradera. Este caserío es perfecto para alojarte durante tu boda. Se convertirá en tu propio hogar.